La Prensa, Nicaragua. Aquí Entre Nos: Al son de tambores

0
2095

La Prensa, Nicaragua. Portada del Suplemento Aquí Entre Nos. Publicación del 12 de septiembre de 2003.

Las Bandas escolares se han convertido en el máximo atractivo de las festividades patrias… sus tonadas, la destreza de sus palillonas, y el colorido del vestuario imprimen el toque alegre y entusiastas a estas celebraciones… pero ¿quiénes son las mejores? ¿Cómo es su preparación?…

Managua, Nicaragua. Por Ricardo Cuadra García. La Prensa, Suplemento Aquí Entre Nos, 12/09/2003.- Septiembre no sólo es el mes de la patria, también es el mes de muchos rostros sonrientes y satisfechos.

Las centenares de horas de práctica bajo el intenso sol y el molesto polvo tienen su recompensa traducida en los aplausos y la admiración del público. Los integrantes de las bandas escolares se preparan con mucha dedicación y anhelo para brindar un buen papel en la celebración de las fiestas patrias.

Es tanta la entrega de estos muchachos que en su mayoría pocas semanas después de iniciar el año escolar empiezan sus prácticas, primero los fines de semana, y mientras más se acerca la fecha a diario, provocando la molestia de más de un vecino por la ensordecedora música.

Ponerse sus largas botas blancas le toma más de diez minutos a Katherine Torres Torres (16). De sólo ver los altos tacones cualquiera se cansaría, pero su entusiasmo es mayor e impide sentir fastidio alguno. Maneja la batuta con una destreza increíble, realizando diversas piruetas, producto por supuesto de mucha práctica y persistencia.

“Al principio me golpeaba de vez en cuando, pero con el tiempo fui tomando destreza y ya no me ha vuelto a suceder”, asegura esta hermosa joven integrante de la banda escolar del Colegio Agustiniano.

El entrenamiento es arduo y cansado, pero eso no hace desistir a las palillonas ni a las integrantes de la gimnasia rítmica. “Nos empezamos a entrenar desde en marzo, primero los fines de semana y últimamente desde en la mañana hasta en la tarde, para aprendernos perfectamente la coreografía”, afirma Katherine.

En el festival departamental —donde participaron doce colegios de Managua— se seleccionaron el pasado 28 de agosto a los Colegios Agustiniano y República de Argentina para representar a Managua en el Festival Nacional de Bandas Escolares realizado el pasado viernes. En esta ocasión los ritmos extranjeros quedaron relegados, predominó la música nacional interpretada con gran maestría y precisión por las doce bandas escolares de varios departamentos del país.

Con tan sólo dos años de formada la banda del Colegio Agustiniano ya ha alcanzado niveles muy altos producto de la perseverancia y el arduo trabajo de estos chicos. “El año pasado que era la primera vez que participábamos en las competencias quedamos en tercer lugar departamental, ahora somos uno de los dos colegios que representa Managua”, nos dice su capitán Denis Esquivel Rodríguez (19), quien pese a estudiar en primer año de la universidad no abandona a sus compañeros de colegio.

LOS MEJORES DEL PAÍS

Aunque en el pasado Festival Nacional de bandas colegiales realizado en el Estadio Nacional no se declaró un ganador, la presentación del Instituto Nacional Autónomo doctor Miguel Jarquín Vallejos, del Municipio de El Viejo, Chinandega, recibió una mención especial por rescatar los valores folclóricos y resaltar la música nacional en sus quince minutos de presentación.

Al ritmo del contagiante palo de mayo la gimnasia rítmica deleitó al público con sus singulares movimientos. Cada nota musical era complementada con los movimientos, la gracia y talento de las hermosas palillonas.

“Nosotros tocamos y bailamos los ritmos nacionales, especialmente folclóricos, por eso considero que los muchachos se merecen esta distinción porque han trabajado mucho, fueron siete meses de práctica y definitivamente que fueron los mejores hoy en este festival”, aseguró Roberto Noel Ramírez, entrenador de la Banda Estudiantil del Instituto del Municipio de El Viejo.

La elección, según los parámetros del Ministerio de Educación, se tomó en cuenta las habilidades de cada colegio, el colorido y la participación artística, sin olvidarse de realizar presentaciones con música folklórica nacional, ya sea de la Costa Atlántica o del Pacífico.

En el Festival Nacional de Bandas Escolares en el que participaron 17 colegios del país no hubo ganadores ni perdedores, según las autoridades de educación “para evitar que ocurrieran incidentes entre los estudiantes como ha sucedido en años anteriores”. “Es difícil hacer una selección y cuando se llega hacer, los estudiantes no quedan conformes, el año pasado la competencia estuvo reñida, sin embargo a la hora de la elección hubo descontento entre ellos”, indicó la hasta hace poco viceministra de Educación Miriam Zablah, quien añadió que el objetivo del festival es promover el civismo y patriotismo entre los estudiantes.

Otro centro escolar destacado por su banda estudiantil es el Colegio Sor Oliva Lombardi de Río Blanco. En los últimos tres años han obtenido el primer lugar en la competencia departamental en Matagalpa. “Esto para mí es como un deporte”, nos confiesa Edwin José Monge Blandón, (16), capitán y estudiante de cuarto año. “Me gusta representar y cooperar con la cultura de nuestro pueblo norteño”.

Este año Masaya fue representado en el Festival de Bandas estudiantiles —una vez más— por el Instituto José de la Cruz Mena. Este centro escolar ha conquistado el primer lugar en el concurso departamental durante cuatro años consecutivos.

Aunque en días atrás el Ministro de Educación, Silvio De Franco, dijo (al igual que el año pasado) que no era conveniente el uso de las minifaldas, éstas estuvieron a la orden del día, algo que la Viceministra destacó diciendo que las muchachas se miraban bellísimas y alegando que “nosotros nunca hemos dicho de qué largo iba a ser la falda, sólo que tiene que ser de buen gusto”.

El acto de este próximo 14 de septiembre se realizará en la carretera a Masaya a la altura de la tienda Alke, donde los estudiantes de 15 colegios del país desfilarán pasando por el Hotel Princess hasta la Rotonda de la Centroamérica, demostrando sus habilidades con sus bandas estudiantiles y su gimnasia rítmica.

LOS TIEMPOS CAMBIAN

Sobran los adultos que critican los ritmos y movimientos de las actuales bandas estudiantiles las que son acusadas de realizar movimientos eróticos en lugar de movimientos marciales a como se acostumbraba anteriormente. También se ha dicho que ya nada tienen de desfile patriótico y que parece más bien un carnaval parecido al estilo Río de Janeiro.

Aunque todos los adultos están conscientes de que “la gracia de las palillonas es el traje corto”, muchos aseguran que hoy en día las muchachas de ahora han exagerado al ser extremadamente cortas.

Hasta los años setenta y aún en los ochenta, durante la revolución sandinista, se mantuvo ese ambiente sobrio y marcial en el desfile del 14 de septiembre, pero en 1990 hubo un giro en la celebración.

La sobriedad, del vestuario y del toque se rompió. Con trajes de palillonas, pero a un ritmo más de comparsa, sorprendió la banda del Ramírez Goyena. Se inició una nueva etapa en la celebración de los días patrios. Las muestras atrevidas de las alumnas del Goyena no tardaron en ser copiadas por otros centros escolares.

Los repertorios de las bandas se han innovado tanto que en los últimos años se han oído y visto coreografías de samba, mambo y hasta soca en el desfile de las fiestas patrias.

¿QUÉ SE SIENTE?

El Colegio Diocesano Inmaculada Concepción de Granada se lució con sus palillonas y gimnasia rítmica. Según Maribel Pérez Hernández de la Rocha (15), para pertenecer a la banda estudiantil se requiere de mucha disciplina y dedicación “no es fácil, pero cuando llegan estos días sentís una satisfacción enorme”.

Oliver Reyes Ramírez (19 años), asegura que pertenecer a la banda de su colegio es una forma de divertirse y de mantenerse alejado de otras cosas que pueden resultar peligrosas para los jóvenes. “Esto yo lo veo como practicar cualquier otro deporte”.

Por su parte Gema Reyes (15), integrante desde hace tres años de la banda estudiantil del Instituto Nacional Autónomo Doctor Miguel Jarquín Vallejos, está consciente que además de divertirse en una banda también se requiere de mucho sacrificio. “Muchas veces no salía con mis amigos porque tal vez tenía que practicar, pero creo que valió la pena porque alcanzamos un buen lugar”.

Para Calixto José Alvarado Galeano (17), estudiante de quinto año en el Instituto República de Argentina, el pertenecer a la banda le ha servido de mucho para aprender música. “Aquí toco el bajo y espero que algún día poder integrar a un conjunto musical”.

En el Instituto Nacional Autónomo Doctor Miguel Jarquín Vallejos, los aplausos de admiración no sólo se los llevan las muchachas. Saín Cajina Giovanni Dávila y Léster Salazar son los tres palillones que con su ritmo y gracia para dominar la batuta contribuyen con el espectáculo. “Nos encanta bailar, por eso pertenecemos a la banda desde hace cuatro años”, afirma Danny.

Fuente: www.laprensa.com.ni

Envía fotos de tu banda o personales, noticias y resultados de eventos a: noticias@bandasdemarcha.com

Te enteraste primero en Revista ¡EN MARCHA!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here